No somos culpables de la crisis económica y del paro

El Colectivo Roosevelt 2012 – Propuestas para afrontar la crisis en Europa

Colectivo Roosevelt2012

Colectivo Roosevelt2012

Liderados por Stéphane Hessel, autor del libro ¡Indignaos!, considerado el inspirador del movimiento 15M, un colectivo formado por personalidades como el ex primer ministro Michel Rocard, economistas como Pierre Larrouturou, filósofos, activistas, políticos e intelectuales del país vecino han suscrito un manifiesto en el que proponen afrontar la crisis actual de manera similar a como el presidente de los EEUU Franklin  D. Roosevelt afrontó la salida de la gran depresión de 1929.

Se afirma que, tras 5 años de crisis financiera, la sociedad está llegando a un punto sin retorno y reclama la necesidad urgente de actuar para evitar un colapso económico que podría conducir a nuestra sociedad occidental al caos. Este escenario podría ser el caldo de cultivo ideal para formas autoritarias de gobierno, tal como ya sucedió en el pasado.

El colectivo, denominado Rossevelt2012, ha conseguido hasta ahora el apoyo de más de 55.000 ciudadanas y ciudadanos europeos concreta su ideario en 15 propuestas:

1.- Reducir drásticamente los tipos de interés sobre la deuda de los Estados y facilitar el crédito al sector privado.

2.- Crear un impuesto europeo sobre Sociedades.

3.- Poner fin al hundimiento de la recaudación fiscal

4.- Boicotear los paraísos fiscales.

  • Obligando a las empresas a la transparencia financiera
  • Boicoteando a las empresas que tengan filiales en paraísos fiscales
  • Poniendo fin a la práctica de la optimización fiscal de los grupos internacionales.

5.- Limitar al máximo los despidos

6.- Asegurar a la gente en precariedad

7.- Prohibir a los bancos especular con nuestro dinero

  • Separar los bancos de depósitos de los bancos de inversión
  • Favorecer la financiación de las PYMES
  • Acabar con la irresponsabilidad de los financieros
  • Desarrollar monedas complementarias

8.- Crear una verdadera tasa que grave las transacciones financieras

9.- Luchar contra las deslocalizaciones

10.- Cervantes2012.

11.- Declarar la guerra al cambio climático

  • Un esfuerzo considerable para aislar los edificios
  • Una economía más ecológica podría crear 6 millones de empleos
  • Un ahorro de 1000 euros por año y hogar
  • Financiación europea
  • Desarrollo de las energías renovables

12.- Desarrollar la economía social y solidaria

  • Una ley de programación
  • Una política contractual entre los Estados, las comunidades territoriales y todos los actores de la economía social y solidaria: La utilización de las cláusulas sociales
  • Una democratización de los poderes a todos los niveles
  • Una financiación a la medida de lo que está en juego

13.- Negociar el tiempo de trabajo y una participación diferente en los ingresos

  • El actual reparto del trabajo no tiene sentido
  • 33,7 horas, promedio de la jornada de trabajo en los Estados Unidos
  • 30.05 horas en Alemania
  • Estamos pasando por una revolución como la humanidad nunca ha conocido
  • La causa fundamental de la crisis
  • Un brecha del 33% ha surgido entre la oferta y la demanda de trabajo
  • En tiempos de crisis, es más fácil jugar con los miedos y hablar al cerebro reptiliano que hablar a la inteligencia y al cerebro ciudadano
  • El dosier del tiempo de trabajo debe ser reabierto y debatido sin tabús: Wassenaar 2012
  • Luchar contra la desigualdad de los ingresos

14.- Cambiar radicalmente las instituciones europeas

  • Definir bien las competencias
  • ¿Quién iba a hacer qué?
  • El ejemplo de la India es muy interesante
  • La propuesta de Delors
  • !Que los ciudadanos se expresen!
  • Un idioma común para todos los europeos
  • Rompamos el hilo entre la clase política y las corporaciones

15.- La negociación de un Tratado para construir una verdadera Europa social.

  • Razones sociales
  • Razones políticas
  • Razones económicas

1.- Reducir drásticamente los tipos de interés sobre la deuda de los Estados y facilitar el crédito al sector privado.

¿Es normal que los Estados se financien a unos tipos de interés mucho más caros que los intereses que pagan los bancos privados? ¿Es normal que el BCE ofrezca “barra libre de liquidez” a unos bancos que pueden invertir fuera de Europa, donde obtendrán una rentabilidad segura y mucho mayor? ¿Debe estar la clase política europea al servicio de los bancos o al servicio del interés general?

En muchos países, las personas llevan la peor parte de la austeridad porque los mercados financieros no prestan dinero a algunos estados si éstos no abonan unos intereses del 6, 7 o 11%. Tampoco prestan dinero a las empresas que quedan en Europa porque saben que, tarde o temprano, sucumbirán al “dumping” social al que están sometidas por otros países donde no se respetan los derechos sociales. Asfixiados por estas tasas de interés, los gobiernos son obligados a bloquear las pensiones, subir impuestos, recortar subsidios familiares o los sueldos de los funcionarios públicos y reducir la inversión. Agobiadas por la falta de financiación y su baja capacidad para competir en el mercado global, las empresas cierran. Esto aumenta el desempleo y nos sumerge en la recesión que padecemos, que va adquiriendo poco a poco una extrema gravedad. Además, la importación masiva de productos extranjeros y las inversiones fuera de Europa suponen una sangría de divisas permanente que justifica la política monetaria restrictiva que aplica el BCE para evitar la devaluación del euro.

“Ser gobernados por el dinero organizado es tan peligroso como serlo por el crimen organizado”, dijo Roosevelt. Estaba en lo cierto, y más si se trata de fondos extranjeros cuyos propietarios tienen intereses que distan mucho de los de los ciudadanos europeos. No se puede consentir que la clase política europea siga mimando a los bancos y maltratando a los estados y a los pueblos.

¿Cómo proporcionar oxígeno a las finanzas públicas y a las empresas de inmediato? ¿Cómo actuar sin modificar los Tratados, lo que requeriría meses de trabajo y sería prácticamente imposible puesto que el pueblo detesta el papel que están jugando las instituciones europeas?

Inspirándonos en lo que hizo la Banca Central Americana para salvar el sistema financiero, bajo la dirección de Roosevelt, proponemos que la deuda de nuestros Estados pueda ser refinanciada, a través de una banca pública y Cajas de Ahorros a unos tipos de interés próximos a 0 %. Y que la banca pública y Cajas de Ahorros, obligadas por ley a invertir en nuestros países, financien también a las empresas y ciudadanos para ayudarlos a salir adelante y así crear empleo.

La clase política solo dice “la verdad a medias”, como lo hace habitualmente, cuando dice que no es posible, según los Tratados, que el BCE financie a los Estados. No hay necesidad de modificar los Tratados de la UE para poner en práctica esta idea: en efecto, el Banco Central Europeo no está autorizado a prestar a los Estados miembros, pero puede prestar sin límite a los organismos públicos de crédito (artículo 21.3 del Estatuto del Sistema Europeo de Bancos Centrales) y a las organizaciones internacionales (artículo 23 del Estatuto). Puede por tanto prestar al 0,01% al Banco Europeo de Inversiones, a las Cajas de Ahorro o a cualquier banco público del estado nacional y esas mismas instituciones pueden prestar a su vez al 0,02% a los Estados, a las empresas y a los particulares.

Ese apoyo a la banca pública y a las cajas de ahorros, impediría, además, la transformación del mercado bancario en el oligopolio financiero que están diseñando.

Nada impide, salvo la obstinada actitud de la clase política de favorecer la cuenta de resultados de la gran banca internacional, establecer esa financiación el próximo mes y cortar la sangría.

2.- Crear un impuesto europeo sobre Sociedades.

El impuesto sobre Sociedades es sólo el 25% de media en Europa, frente al 40% en los EE.U.U. En España, según los técnicos de Hacienda, las grandes empresas solo pagan un 12 % de media, a través de la aplicación de una sofisticada ingeniería fiscal. Antes de la aplicación de las políticas liberales, hace solo unos años, el impuesto sobre sociedades en España estaba en el 35%.

¿Cuál es la causa de que Europa tenga un tipo impositivo tan bajo? Desde la adhesión de Irlanda y Gran Bretaña en 1973, los Estados europeos compiten entre sí y quedan obligados a bajar el impuesto sobre sociedades para evitar que sus empresas se deslocalicen hacia aquellos países con el impuesto sobre sociedades más bajo. Irlanda redujo su tasa al 12% y todos los Estados miembros se vieron obligados a bajar el impuesto para atraer a las empresas. Con la Globalización, y las bonificaciones fiscales que se vienen aplicando a las empresas que se deslocalizan fuera de Europa, bajo el argumento de que ayuda a su competitividad, sin tener en cuenta la destrucción de empleo que ello provoca, el impuesto sobre sociedades se ha reducido en una tercera parte en Europa en veinte años. Este déficit fiscal es una de las causas importantes del endeudamiento público.

Nunca ha habido tantos beneficios (más de 550 mil millones el año pasado sólo para las 600 empresas del Eurostock 600), ¡pero nunca el tipo del impuesto sobre sociedades había sido tan bajo!

La última vez que hubo una competencia fiscal entre Estados, fue en los E.E.U.U., en los años 20: Texas bajó sus impuestos para atraer negocios. Después fue Florida la que redujo el impuesto sobre sociedades. Más tarde Ohio. Las empresas (y sus accionistas), se beneficiaron sin complejos de este dumping fiscal. Cuando estalló la crisis de 1929, los Estados se dieron cuenta de que sus arcas estaban vacías y que no tenían los medios para ayudar a los desempleados estimulando la actividad mediante el aumento del gasto público.

Tan pronto como llegó al poder, Roosevelt creó un impuesto federal sobre los beneficios para hacer imposible el dumping entre estados vecinos. En Europa, por el contrario, no hay un impuesto europeo. Lo que facilita enormemente ese dumping. Así es como hemos llegado a una tasa media 15 puntos por debajo de la de los Estados Unidos.

Ningún país en Europa puede aumentar en 15 puntos porcentuales el impuesto sobre sociedades: si es el único en hacerlo, todas sus empresas se instalarían en los estados vecinos. Pero nada nos impide actuar a nivel europeo mediante la creación de un impuesto europeo sobre sociedades de alrededor del 15%. Supondría una recaudación adicional que disminuiría el déficit de los Estados en la misma cuantía.

¿Qué impuesto europeo?

Se puede crear un impuesto sobre las ganancias de las empresas, ya que es un impuesto que ha disminuido considerablemente en los últimos veinte años, en beneficio de los accionistas mucho más que en beneficio de la inversión de las empresas. Un impuesto ecológico también permitiría aumentar los recursos propios de la UE, además de inducir a las empresas a reducir su consumo de energía.

La idea de crear un impuesto europeo ya había sido presentada por Jacques Delors en la década de 1980. Después de casi 30 años de reflexión, ¿no es urgente actuar? Dado que un nuevo tratado debe ser negociado en marzo de 2012, se debería incorporar la creación de un impuesto sobre las transacciones financieras y la creación de un impuesto europeo sobre sociedades.

3.- Poner fin al hundimiento de la recaudación fiscal

Para salir de nuestra dependencia de los mercados y reequilibrar las cuentas públicas, también se puede encontrar un amplio margen de maniobra en el plano nacional mediante la cancelación de gran parte de las reducciones de impuestos concedidas a las grandes empresas y a los ciudadanos más ricos desde hace 10 años.

Si aplicáramos en 2012 los impuestos que existían en 2000 (nadie los juzgaba confiscatorios o comunistas), el déficit se convertiría en superávit.

Cuando Roosevelt asumió el cargo, el tipo impositivo aplicable a los ciudadanos más ricos era del 25%. Roosevelt decide elevarlo de inmediato a un 63% y posteriormente al 79%. Durante casi cincuenta años, hasta la llegada de Ronald Reagan, explica Thomas Piketty, la tasa máxima del impuesto nunca descendió por debajo del 70%.Y la economía de EE.UU. funcionó muy bien esos 50 años sin necesidad de endeudarse .

Si creáramos un impuesto europeo sobre sociedades, se cancelaran las reducciones de impuestos promulgadas desde hace 10 años y se redujera el coste de la deuda, habría un superávit de las cuentas públicas.

Atreverse a hacer la Revolución Fiscal

Pero volver a los errores del pasado no es suficiente. Debemos ir más allá y poner en práctica una verdadera reforma del impuesto sobre la renta según lo propuesto por Camille Landais, Thomas Piketty y Emmanuel Sáez. Después de demostrar que el impuesto sobre la renta es cada vez más complejo y menos progresista, Thomas Piketty y sus amigos proponen un nuevo impuesto que sustituiría muchos de los impuestos existentes, incluyendo las cotizaciones a la Seguridad Social, el IRPF, las retenciones.

Este nuevo impuesto sería retenido en la fuente sobre las rentas del trabajo y el capital utilizando una escala claramente progresiva. Parte de las ganancias de este nuevo impuesto se destinarían a la Seguridad social.

Este nuevo impuesto sería mucho más simple y transparente que el sistema existente. Y permitiría restaurar la progresividad global de nuestro sistema tributario, y por lo tanto corregir la injusticia del sistema actual. Otras propuestas de reforma, que van en el mismo sentido, han sido propuestas por otros economistas y asociaciones como ATTAC. Deben ser estudiadas con gran atención porque el “status quo” ya no es posible.

4.- Boicotear los paraísos fiscales.

Un informe del Parlamento Europeo considera que la fuga de capitales con destino a los paraísos fiscales cada año provoca una pérdida fiscal de alrededor el 1 al 1,5% del PIB de cada Estado miembro. Más allá de la retórica, no hay ninguna acción seria prevista a fecha de hoy para luchar contra los paraísos fiscales. El 4 de noviembre de 2011, después de la cumbre del G-20, Nicolas Sarkozy tomaba el testigo de la opinión pública y afirmaba “no querer más los paraísos fiscales”. Se comprometió a “marginarlos de la comunidad internacional.” Panamá fue uno de los países mencionados en este firme discurso , pero dos semanas más tarde, el presidente de Panamá, dijo a la salida del Elíseo que el presidente de Francia le había asegurado que el acuerdo firmado entre Francia y Panamá para “evitar la doble imposición “sería ratificado por el Parlamento francés antes de finales de 2011. Y, cuando un periodista preguntó por este doble discurso, un portavoz del gobierno le respondió que “El Presidente hizo estas declaraciones en Cannes como presidente del G-20″ . “No era de ninguna manera una declaración sobre una cuestión nacional.”

Dada la gravedad de la crisis en las finanzas públicas, este doble rasero ya no es aceptable. En lugar de imponer a los pueblos planes de austeridad que agravan la crisis, el Estado debe declarar la guerra a los paraísos fiscales:

  • Obligando a las empresas a la transparencia financiera

Todas las empresas deberían rendir cuentas obligatoriamente sobre su actividad país por país y declarar la existencia de filiales en los paraísos fiscales y centros financieros extraterritoriales.

  • Boicoteando a las empresas que tengan filiales en paraísos fiscales

El Estado y el conjunto de instituciones locales deben de dejar de acordar cualquier contrato público con una empresa (bancos, empresas de trabajos públicos, proveedores de sistemas informáticos) que tengan filiales en paraísos fiscales evadiendo así los impuestos que pagan escuelas, sanidad, policía o jubilaciones.

  • Poniendo fin a la práctica de la optimización fiscal de los grupos internacionales.

Hay que transponer el sistema del apportionment existente en los Estados Unidos, que obliga a cada empresa multi-estado a declarar el volumen de salarios pagados, su volumen de negocio y sus inversiones Estado por Estado. Su nivel de impuestos se calcula entonces sobre la base de estos tres parámetros en lugar de basarse exclusivamente en los beneficios declarados, puesto que éstos son sistemáticamente transferidos a las zonas fiscalmente más interesantes.

5.- Limitar al máximo los despidos

Alemania experimentó una crisis económica en 2009 dos veces más grave que la de Francia. Sin embargo, a pesar de ello, el desempleo aumentó seis veces menos en Alemania.

Recesión 2009

Evolución del paro

Alemania

-4,6%

+220.000

Francia

-2,3%

+1.200.000

¿Cómo explicar este “milagro”? Los sindicatos alemanes fueron a ver a Ángela Merkel para exigir que el despido se convirtiera en el último recurso en las empresas con dificultades y que la regla general fuera la de mantener el máximo de empleo mediante el desarrollo de la Kurzarbeit”.

¿Kurzarbeit? El principio es muy simple: en lugar de despedir al 20% de la fuerza laboral, una empresa que ha visto reducir sus ventas un 20%, disminuye su tiempo de trabajo en un 20% y mantiene todos los empleados. El salario disminuye, pero el Estado mantiene sus derechos sociales. Es más barato para el Estado mantener las cotizaciones sociales de un empleado que baja su tiempo de trabajo y su salario que financiar a un desempleado, teniendo en cuenta todos los costes y las pérdidas de ingresos fiscales y sociales que intervienen.

El 23 de enero de 2011, el Ministerio alemán de Trabajo publicó un informe bastante completo del Kurzarbeit: lo siguieron 1,5 millones de empleados, que, en promedio, redujeron en un 31% su tiempo de trabajo. Si pensamos que el mundo entrará en una nueva recesión o un período de crecimiento muy bajo, es vital para nuestra cohesión social hacer todo lo posible para reducir al mínimo los despidos inspirándonos en lo que ha sido hecho en Alemania desde 2008. Esto puede ahorrar cientos de miles de despidos.

6.- Asegurar a la gente en precariedad

En cada uno de nuestros países, cada mes, decenas de miles de hombres y mujeres agotan la prestación de desempleo. y se encuentran en gran precariedad. Vista la gravedad de la crisis y las pocas esperanzas de una recuperación rápida del pleno empleo, es urgente alargar la prestación de desempleo, mejorar el asesoramiento y su acceso a la formación.

Para evitar que el paro se convierta en sinónimo de precariedad, pobreza o descalificación, hemos de fijarnos en el modelo de Dinamarca. en materia de cobertura y asesoramiento de los trabajadores en paro. La mayoría de trabajadores que pierden su empleo pueden conservar el 90% de sus ingresos durante 4 años, siempre y cuando estén en búsqueda de empleo o en formación.

Alargar la prestación de desempleo, fue una de las primeras decisiones que tomó Roosevelt en 1933. Fue también una de las medidas que tomó Churchill cuando se convirtió en Primer Ministro. Es una medida de sentido común.

Los trabajadores representan más del 90% de la población activa pero es evidente también que hay que mejorar la prestación de los autónomos que quiebran y se encuentran a veces con dificultades mayores que los propios trabajadores sin empleo.

Más allá de esta medida de urgencia, se debe iniciar un debate sobre la unificación y la simplificación del conjunto de los dispositivos de cobertura social con la perspectiva de crear un auténtico escudo social.

7.- Prohibir a los bancos especular con nuestro dinero

Separar los bancos de depósitos de los bancos de inversión:

Para proteger el ahorro de los ciudadanos y no poner en riesgo las finanzas públicas ni la financiación de la economía real, el principio de una separación estanca entre Bancos de Depósitos y los Bancos de Inversión acaba de ser presentada en Gran Bretaña pero los lobbies han conseguido que su aplicación sea derogada hasta…el 2019! Es evidentemente demasiado tarde. Visto el riesgo de que una mayor crisis estalle pronto, hace falta poner en funcionamiento esta reforma para proteger la economía real.

Para prohibir a los bancos especular con el dinero de los ciudadanos, es necesario separar los bancos de depósitos y los bancos de inversión. Es una de las primeras reformas que hizo adoptar Roosevelt en 1933 aprobando la Glass Steagall Act.

Cuando Roosevelt aprobó la ley, dejó tan sólo unas semanas para que los bancos la aplicaran. Es una condición sine qua non si queremos evitar que bancos universales gigantes secuestren las sociedades europeas con el argumento de que son “too big to fail”, o, como se ha venido en llamar en España, “entidades sistémicas”, que no se pueden dejar caer porque toda la economía se derrumbaría. Esta amenaza está justificando el trasvase de enormes cantidades de dinero de nuestros impuestos a la cuenta de resultados de estas entidades bancarias.

Favorecer la financiación de las PYMES

Uno de los intereses de esta reforma, seria también obligar a los bancos de depósitos a estar bastante más al servicio de la economía real de lo que lo están hoy día.

Si los bancos no pueden utilizar nuestros depósitos para actividades especulativas al 10% o el 15% de rentabilidad, acogerán sin duda mejor a los responsables de las PYMES que necesitan financiar proyectos de desarrollo “normal”.

De la misma manera, los colectivos locales y el Estado deberían hacer todo lo posible por favorecer la creación y el crecimiento de las PYMES. Hace falta mejorar particularmente el asesoramiento de los emprendedores y ayudarles en la gestión diaria de su empresa. Gestionar una empresa nunca es fácil, pero si tenemos en cuenta que vamos hacia un agravamiento de la crisis, la necesidad de formación, de herramientas de gestión y de un lugar de intercambio con otros gerentes es aún más evidente.

Se ha hablado mucho del stress y de la precariedad laboral que sufren un número creciente de asalariados y asalariadas a causa del miedo al paro (“si no te gusta, te vas a otra parte”) pero no se puede subestimar el stress que sufren también muchos patrones de PYMES, subcontratantes de grandes empresas. Para reforzar nuestro tejido económico, para ser más resistentes en caso de Tsunami, no sólo hace falta favorecer la financiación de las PYMES sino también ayudarles a gestionar sus empresas y actuar para reequilibrar la relación entre grandes empresas y subcontratantes.

Acabar con la irresponsabilidad de los financieros

Desde hace tiempo, ha sido declarada una verdadera guerra a la zona Euro por ciertos especuladores y, a través de ella, al conjunto de la estabilidad económica mundial. No es suficiente denunciar verbalmente la “naturaleza criminal de algunos comportamientos del sector financiero”, como lo hace el señor Barroso, hace falta actuar con firmeza para acabar con su capacidad de perjudicar.

En EEUU, la autoridad de supervisión bancaria (FDIC) ha decidido el 6 de julio 2011 que los dirigentes de los más grandes establecimientos financieros americanos podrán perder retroactivamente sus remuneraciones en caso de quiebra de su sociedad. De ahora en adelante, estas personas serán sometidas a “un criterio de negligencia” que permitirá recuperar su remuneración a posteriori en el caso que esa negligencia pueda ser demostrada..

Esta regla es importante para acabar con la irresponsabilidad de los dirigentes. Hay que ponerla en funcionamiento en todos nuestros países no solo afectando a los principales dirigentes (como es el caso en los EEUU) sino al conjunto de los políticos en puestos de responsabilidad económica, directivos, comerciales y traders.

Igualmente, Europa ha decidido prohibir los instrumentos financieros altamente especulativos, utilizados para cubrir la posible falta de pago de los Estados y acusados de amplificar la crisis. Es una muy buena noticia pero hace falta ir más lejos: suprimir las clausulas restrictivas que debilitan el alcance de ese texto, prohibir el anonimato en los mercados financieros, imponer cámaras de compensación bajo tutela pública a los mercados OTC y sancionar retroactivamente a los responsables que hayan sido declarados culpables.

Desarrollar monedas complementarias

Más allá de estas medidas de urgencia, se debe hacer una reflexión colectiva sobre la fragilidad que supone para nuestra economía y nuestra cohesión social, el hecho de utilizar una sola moneda (lo que podríamos llamar una monocultura monetaria).

De la misma manera que un parasito o un incendio se propaga sustancialmente más rápido en un bosque con un solo combustible (por ejemplo el pino), una crisis financiera es susceptible de contaminar, en pocos días, el conjunto de la economía mundial por intermediación de los bancos, arrastrando en su estallido a la economía real, potencialmente sana y desconectada de las especulaciones.

Por el contrario, una economía abierta a una policultura monetaria, como fue el caso en varias veces durante el curso de la historia, especialmente entre el 1.000 y el 1.290 en Europa) y como es de nuevo el caso en varios países del Mundo (Suiza, Bélgica, Uruguay, Alemania, Inglaterra, …) será probablemente más estable y resistente.

La utilización de estas monedas complementarias permitía valorar ciertas riquezas que las medidas clásicas del PIB no tiene en cuenta hoy en día y invertir masivamente sin incurrir en deuda, en algunos campos de interés general.

La aparición de monedas locales y regionales un poco por todo el mundo (65 en Alemania, 12 en Francia, varias decenas en el Reino Unido, varios centenares en Brasil y varios miles en América del Sur, etc.) confirma este análisis. La circulación de monedas pudiendo ser gastadas exclusivamente en un territorio dado o para una actividad dada es útil para relocalizar la economía o dificultar su deslocalización por “las fuerzas del mercado”.

8.- Crear una verdadera tasa que grave las transacciones financieras

Si la citada tasa hubiera estado vigente en 2008, incluso a través de un tipo muy reducido, hubiera recaudado ya entre 250 y 600 mil millones de euros. La crisis griega hubiera podido ser solucionada muy fácilmente, sin tener que pedir sacrificios a la población europea. ¿Que esperamos para finalmente crear esta tasa y asegurar tanto al pueblo alemán como al resto de pueblos de Europa que será la última vez que les pedimos hacer un esfuerzo injusto?

Ahora, serán los mercados financieros los que deberán contribuir a la dotación del Fondo Europeo de Estabilidad.

Si Londres se opone a una tasa a las transacciones financieras, hace falta “poner los puntos sobre las íes” sin agresividad y tener el valor de clarificar las cosas.

  • Los disturbios del verano de 2010, han mostrado que el pueblo inglés está harto de políticas de austeridad.
  • La deuda privada del Reino Unido sobrepasa el 230% del PIB, siendo el 130% en Francia. Y si integramos la deuda pública y sobretodo la inmensa deuda del sector financiero, la deuda total de Gran Bretaña sobrepasa el 900% del PIB. Es evidente la extrema fragilidad del “modelo inglés”. Sera en 2 meses o 2 años, pero los ingleses acabarán suplicando a Europa que les ayude a salvar sus bancos. Hay que ponerles las cosas claras y decirles que es hoy cuando han de decidir si, Si o No, están en el mismo barco que el resto de pueblos de Europa.

No podrán suplicar mañana que seamos solidarios, si ellos no lo son hoy. Si los Ingleses comprenden que, de hecho, nos conviene a todos ser solidarios, podemos poner en funcionamiento muy rápidamente una tasa Tobin a un tipo bastante elevado. Si no lo comprenden, podemos hacerlo a nivel de zona euro con un tipo más bajo.

La puesta en funcionamiento de una Tasa sobre las Transacciones Financieras es perfectamente realista a nivel de zona euro (incluso el señor Barroso lo reconoce ahora) pero seria más eficaz y tendría un rendimiento notablemente más elevado si funcionara simultáneamente en el conjunto de Europa o en el conjunto de las plazas financieras mundiales. Como todos los Estados necesitan generar nuevos recursos, todos los dirigentes del G20 deberían poner en funcionamiento esta tasa sin dilación.

9.- Luchar contra las deslocalizaciones

Imponer el respeto de las normas sociales y medioambientales en el comercio mundial convocando una nueva Cumbre de Philadelphia

En 1944, antes de convocar la Cumbre de Bretton-Woods que reconstruyó el sistema financiero internacional, Roosevelt organizaba la Cumbre de Philadelphia que adoptaba como prioridad absoluta el respeto de un cierto número de reglas sociales: “El trabajo no es una mercancía. (…) No existirá paz duradera sin justicia social” afirmaba Roosevelt y los otros jefes de estado antes de definir reglas sobre los salarios, el tiempo de trabajo y el reparto entre salarios y dividendos.

Reglas muy concretas a respetar tanto en cada país como en el comercio mundial. Antes que los neoliberales lo desmantelaran, estas reglas permitieron 30 años de prosperidad sin deuda. Mientras que el conjunto de nuestro planeta se encuentra al borde del precipicio y los discursos bélicos y los riesgos de conflicto se multiplican, es urgente convocar una nueva Cumbre de Philadelphia. A las lógicas del dumping social, de búsqueda de chivos expiatorios y de conflictos, es urgente contrarrestarlo con una explosión de cooperación y justicia social.

Antes de adherirse a la OMC, China firmó 22 convenciones sociales en la Organización Internacional del Trabajo, pero no respeta prácticamente ninguna, lo que es muy perjudicial tanto para su pueblo (cientos de millones de chinos podrían beneficiarse de condiciones de vida mucho más dignas) como para su economía (dado el bajo salario medio, el consumo interno no representa más que el 28% del PIB siendo el 60% en India o Europa, lo que explica la inestabilidad de la economía china y su enorme dependencia de las exportaciones y las inversiones) y para los otros pueblos del planeta, que ven partir una buena parte de su producción industrial hacia China.

La adhesión de China a la OMC no hubiera sido posible si no firmaba esas convenciones sociales. Participando en una nueva Cumbre de Philadelphia, China y los otros países con bajos salarios pueden evitar la puesta en funcionamiento de medidas inmediatas de proteccionismo en Europa y en Estados Unidos, pero deben claramente comprometerse a respetar por fin las normas sociales y las normas ecológicas que firmaron antes de adherirse a la OMC.

Europa debe anunciar que, si ese no es el caso, establecerá en un plazo de 4 años, tasas en sus fronteras, que permitirán restablecer la condiciones de un intercambio justo. Europa es el primer cliente de China. Cuando se es el primer cliente de un país, se tiene una verdadera capacidad de negociación. La cuestión, aquí también, es la de la voluntad política y la organización política de Europa (volveremos más tarde a este punto crucial). Sería una fatalidad dejar la mundialización sin regulación social ni ecológica. Durante 40 años, Europa ha sido un espacio regulado y, en teoría, ha aceptado la mundialización con reglas sociales. Si queremos evitar el hundimiento de nuestras economías y el desarrollo de futuros conflictos, es urgente resucitar, en concreto, el espíritu de Philadelphia.

No se debe interpretar por ello que estamos en contra del desarrollo de los países emergentes. Muy al contrario, lo que pretendemos evitar es la destrucción del modelo europeo y con ello hacer posible que el resto del mundo entienda que la justicia social y la igualdad de oportunidades no son una utopía sino el fruto de un modelo económico que logró la desaparición de la lucha de clases mediante el “Contrato Social”.

10.- Cervantes2012.

En el documento francés se dedica la propuesta 10 a la política de vivienda, pero entendemos que es un tema regional y que no es propio de un manifiesto europeo, por lo que, cada país, podría encontrar un personaje histórico que ya hubiera explorado los caminos de la justicia social para desarrollar una idea que subyace en todo el documento.

En la España del s.XVI, como en casi toda la historia de la humanidad, los destinos de la sociedad estaban regidos por los llamados “Grandes de España”. Amplias capas sociales se ocupaban en el trabajo de los latifundios o en la práctica del noble deporte de la espada a lo largo y ancho de Europa y América para mayor gloria y desarrollo del patrimonio de esas “grandes familias”. Probablemente Cervantes se preguntara si eran “malvados gigantes” merecedores de que los españoles se procuraran un yelmo y una espada y cargaran contra ellos o eran en realidad “molinos” de cuyas “factorías y buen gobierno” surgía la harina necesaria para la multitud de “Sanchos” que conformaban la sociedad española. De la lectura reflexiva de los libros de historia nace la respuesta acertada.

Cuatro siglos más tarde muchos españoles nos preguntamos si serán molinos o malvados gigantes las multinacionales y los grandes bancos que, cada vez más y más “grandes”, parecen acaparar el poder en la sociedad actual.

La política que inició Roosevelt y que tuvo su continuidad en Occidente hasta la caída del muro consistió en establecer límites a la libertad personal, a la libertad de mercado y a la propiedad privada, para proteger un concepto de superior importancia: “el interés general”. Entendido este concepto como el “interés de la comunidad de personas” que constituyen una nación y no el interés de una élite de “gigantes”. Las leyes antimonopolio, la progresividad fiscal, la política de rentas, fueron en realidad controles al tamaño e influencia de los “Gigantes” en la sociedad.

El liberalismo y la globalización suponen, en la práctica, la eliminación de esos “corsés” impuestos a los “gigantes” y éstos pueden unirse entre sí y crecer y crecer a su antojo para ejercer, en la práctica, una perversa acción depredadora sobre “el interés general”.

En la nueva Sociedad Global, donde, ni los Estados, ni la clase política tienen ya las herramientas de control sobre estos “Gigantes”, o tal vez “molinos”, quizá las soluciones hayan de pasar necesariamente por establecer nuevos “límites”, no solo a las grandes corporaciones, sino también a las mismas naciones, en base a un nuevo concepto de “interés general universal”. Unos límites aceptados por todos y establecidos de la forma más democrática posible. No es suficiente el marco actual donde, sí bien es cierto que existen organismos internacionales y conferencias donde se dialoga y se establecen objetivos y buenas intenciones, el cumplimiento de los acuerdos queda al arbitrio de la decisión soberana nacional.

Este nuevo concepto de “interés general universal” debería incluir a todos los seres humanos, a las futuras generaciones, al medio natural y al desarrollo científico global.

Respecto a las naciones, implicaría que Europa renunciara a comportarse como un “gigante” en la comunidad internacional para pasar a resolver los conflictos promoviendo la elaboración de leyes internacionales justas, iguales para todos y la creación de tribunales con verdaderos poderes para aplicarlas. Esto liberaría recursos, que actualmente se destinan a la guerra, para fortalecer el desarrollo científico como motor de cambio y resolución de los problemas y desafíos planteados a la humanidad. Ese desarrollo científico y tecnológico debería ser reconducido hacia objetivos no exclusivamente económicos, sino de beneficio social. Es decir, debería condenarse la obsolescencia programada, el desarrollo de fármacos que crean adicción y no resuelven las enfermedades, la obstrucción al desarrollo de energías limpias y más baratas que el petróleo, etc. Igualmente habría que reconocer los derechos de las generaciones futuras a recibir un planeta en las mejores condiciones posibles. Todo ello dentro de un marco de cooperación internacional donde los países contrarios a la aplicación de estas medidas y otras de respeto a los derechos fundamentales sean fuertemente presionados.

Respecto a las grandes corporaciones, implicaría la creación de instituciones internacionales que velaran por la competencia en los mercados y el respeto de los derechos sociales de sus trabajadores.

Por último, y dentro de este respeto al “interés general universal”, habría que plantearse si es socialmente útil que determinadas familias posean patrimonios tan extensos que les permitan controlar potencialmente amplios centros del poder, incluso en las sociedades democráticas, haciendo imposible, mediante este mismo control , saber si lo ejercen realmente en su propio “interés” o no lo hacen. El mero hecho de que las medidas que aquí reclamamos quedan siempre sin aplicar, nos puede dar la respuesta. Un impuesto sobre sucesiones muy restrictivo en el caso de las grandes fortunas sería suficiente para acabar con este “peligro potencial permanente” para el correcto funcionamiento de los sistemas democráticos.

11.- Declarar la guerra al cambio climático

Todos los estudios recientes muestran que el cambio climático es más rápido y tiene consecuencias más graves de lo que se anunciaba hace 5 o 10 años. Cada año, el conjunto de los países occidentales continúa produciendo más gases de efecto invernadero. China inaugura cada semana de una a dos centrales térmicas. En Siberia, el deshielo del permafrost libera a la atmosfera grandes cantidades de metano. ¿Balance? La producción de CO2 y de metano aumenta cada año y el océano almacena menos de lo previsto. Si nada cambia, nos arriesgamos a atravesar un limite después del cual será muy difícil o imposible dar marcha atrás.

Si queremos salvar el planeta, no es suficiente hablar de “desarrollo sostenible” o de poner en marcha muy lentamente Convenciones Internacionales poco ambiciosas. Si queremos ganar la carrera de velocidad, si queremos dejar a nuestros hijos un planeta habitable, hace falta ACTUAR. Hace falta que un país o un grupo de países pasen a la acción y demuestren a los demás que se puede efectivamente dividir por 4 la producción de gases con efecto invernadero sin renunciar a una vida agradable.

Las negociaciones internacionales son indispensables pero no son suficiente. Hace falta que un país dé el paso adelante y cambie muy rápido y radicalmente su modo de vida. Hace falta que un país o un grupo de países muestren que un salto adelante es posible.

¿Cómo organizar el salto adelante? El último libro de Lester Brown es muy interesante respecto a este punto de vista. Cita un ejemplo que no tiene nada que ver con el medio ambiente pero muestra cómo, de existir voluntad política, es posible provocar un gran avance: algunos días después del ataque a Pearl Harbour, en diciembre de 1941, durante un gran discurso a la nación, el presidente Roosevelt anunció que los Estados Unidos entrarían en la guerra e impuso una reorganización total de la industria americana: la parte más eficaz de la economía (la industria automovilística) fue prácticamente requisada y puesta al servicio de un único objetivo: la construcción de aviones y tanques.

Cuando los ejecutivos de la industria del automóvil fueron a verle para informarle que sería difícil fabricar al mismo tiempo aviones y coches, Roosevelt les respondió que no le habían entendido bien: se iba a parar completamente la fabricación de coches. El 100% de la capacidad disponible estaría a disposición del objetivo nº 1: la fabricación de aviones para prepararse para la guerra. Y así se hizo. En pocos meses la producción de coches se dividió por 20 y el número de aviones que salieron de las fábricas sobrepasaron los objetivos fijados por Roosevelt.

¿Europa va a declarar la guerra al cambio climático y crear todos los puestos de trabajo necesarios ganar dicha guerra? Si somos capaces de hacer este esfuerzo, será más fácil convencer al resto de países para hacer lo mismo. Es una cuestión crucial para nuestro futuro.

Aparte de destinar muchos más recursos a la investigación en energías alternativas limpias y más baratas y asegurarse de que “la industria del petróleo” no “pone trabas a ese empeño”, “existen tres prioridades a la hora de combatir el cambio climático: 1. el ahorro de energía. 2. el ahorro de energía. 3. el ahorro de energía”, explica un especialista en la cuestión. Si queremos darnos todas las oportunidades de parar el calentamiento global antes de que alcance un punto de no retorno, hay que actuar con mucha rapidez y el máximo de empeño, para aislar los edificios (públicos y privados), desarrollar las energías renovables (la biomasa en particular) y acelerar la reforestación para absorber el máximo de CO2 (en Europa y en el resto del mundo).

Un esfuerzo considerable para aislar los edificios.

Muchos gobiernos europeos ofrecen subvenciones a quienes deciden realizar trabajos de aislamiento. Es un gesto amable pero totalmente insuficiente. En su último libro, Jean-Marc Jancovici y Alain Grandjean plantean una propuesta mucho más audaz: convertir en obligatorio realizar un diagnóstico térmico real y acometer los trabajos de aislamiento necesarios, cada vez que un apartamento o casa cambia de manos. Nadie debería oponerse a esta propuesta si ha entendido la gravedad de la situación.

En febrero de 2011, un estudio alemán mostraba que esta propuesta, junto a otras en el mismo sentido más ambiciosas, podrían crear 6 millones de empleos a nivel europeo.

Una economía más ecológica podría crear 6 millones de empleos.

La Tribune 23 de febrero de 2011. Un objetivo de reducción de los gases de efecto invernadero más ambicioso por parte de la Unión Europea podría crear empleos y acelerar el crecimiento según un estudio publicado en Alemania el lunes. Pasar de un objetivo de disminución del 20% de la reducción de los gases con efecto invernadero (respecto a los niveles de 1990) a un objetivo del 30%.

Un ahorro de 1000 euros por año y hogar.

“Según la Comisión Europea, la política de ahorro energético mediante la mejora del aislamiento permitiría un ahorro de 1.000 euros por hogar y año (..) Lo sabemos hacer. Por lo tanto lo que falta ahora es voluntad política”, escribía Hervé Kempf en un editorial del diario Le Monde el dos de marzo de 2011.

Como subraya la Red Action Climat, “para que esta medida no sea una carga insoportable sobre el presupuesto de las familias, es necesario que se cree en cada región una sociedad de inversiones uniendo el capital público de las comunidades y el capital de otras instituciones, que organice y financie la totalidad o una parte de las operaciones de renovación. El ahorro de energía obtenido gracias al trabajo constituiría la principal fuente de “renta” que remuneraría a estos inversores. Dado el tamaño de la obra y la larga duración de los contratos (amortizados a 20 o 25 años), estas estructuras precisarían garantías públicas”.

Financiación europea

Nicholas Stern demostró que, si tenemos en cuenta la evolución previsible del precio del petróleo y el coste de los daños causados por el cambio climático, resulta claramente rentable para la colectividad invertir masivamente en el ahorro de energía. Pero, ¿quién da el primer paso? ¿Quién aportará la primera financiación?

Si el Banco Central Europeo es fiel a los Tratados, debe velar por “la estabilidad de los precios”. Debe hacer todo lo posible para que disminuya el precio de la deuda pública, ya lo hemos dicho anteriormente. Debe actuar también contra el otro factor de la inflación: el aumento de los precios de la energía.

En un contexto de desempleo masivo no existe, desgraciadamente, ningún riesgo de inflación de los salarios (el 80% de los alemanes han visto cómo disminuye su salario real desde el año 2000). La inflación proviene esencialmente del aumento de los precios del petróleo: en pocos años el petróleo ha pasado de 25 a 100 dólares el barril.

Para luchar contra la escalada de precios de la energía (pero también para luchar contra el cambio climático y crear empleo de forma masiva), el BCE debe poner a disposición del Banco Europeo de Inversiones a un interés cercano al 0%, fondos para financiar un vasto Plan Europeo para el Ahorro de Energía.

Si esta política permite al mismo tiempo que bajen los precios de la energía, la creación masiva de empleos, la disminución de nuestra dependencia del petróleo y controlar nuestra producción de gases de efecto invernadero, no entendemos por qué el Banco Central no proporciona todos los medios al Banco Europeo de Inversiones para financiar un dispositivo que podría gestionarse, de forma descentralizada, en cada región de Europa.

Desarrollo de las energías renovables

El desarrollo de las energías renovables representa también una fuente considerable de empleo. Hace ya algunos años, en Bruselas, el Director General de la Comisión para las cuestiones energéticas, al que le divertía ser tratado a veces de incorregible “nuclearócrata”, se asombraba de los pocos medios invertidos para desarrollar las energías alternativas: “Hemos invertido miles de millones en el desarrollo de la nuclear. ¿Por qué no se le dan los mismos medios a las energías alternativas?”

Por haberse tomado en serio las cuestiones de la energía renovable, Dinamarca se ha convertido en el líder mundial de la construcción de molinos de viento. Millares de asalariados daneses trabajan hoy en día en la puesta a punto y fabricación de molinos que serán exportados a todo el mundo.

Igualmente, la capacidad de los paneles fotovoltaicos instalados en los últimos diez años en Alemania alcanza los 16.000 MW. El desarrollo de las energías renovables ha permitido la creación de 350.000 empleos en Alemania. ¿Porqué no seguir invirtiendo en energías renovables?

12.- Desarrollar la economía social y solidaria

El desarrollo de la economía social y solidaria es un elemento clave para el cambio a una sociedad que podríamos llamar ideal. La economía social y solidaria abre la puerta a un modelo económico y social al servicio de los ciudadanos, más cercana a los territorios. Busca la producción y el reparto más equitativo de la riqueza, fomentar un proyecto económico más respetuoso con las personas, el medio ambiente y los territorios. Es una economía que une, que ya ha demostrado su eficacia y que puede desarrollarse en todos los niveles.

La economía social y solidaria en Francia representa hoy en día más del 10% de los asalariados y el 14% del empleo privado, siendo 2,3 millones de personas las que trabajan en más de 210.000 establecimientos. Por otra parte, 19 millones de franceses están adheridos a una mutualidad de salud; más de 20 millones son socios de una cooperativa bancaria; 20,7 millones son socios de una mutualidad de seguros; hay entre 11 y 14 millones de voluntarios y más de un francés de cada cuatro está en alguna asociación.

Para convertir a la economía social y solidaria en un actor clave del nuevo modelo que queremos construir, debemos dotarla de medios para actuar en torno a cuatro grandes ejes:

1.- Una ley de programación establecida concertadamente con los actores de la economía social y solidaria, que defina las reglas principales de base de la economía social y solidaria y sus objetivos prioritarios de inversión y de desarrollo.

2.- Una política contractual entre los Estados, las comunidades territoriales y todos los actores de la economía social y solidaria: Las regiones, en el ámbito de su esquema director, deben desarrollar, junto con el Estado, planes regionales para responder a las necesidades de empleo de calidad, proporcionar el acceso universal a la vivienda y organizar una respuesta adaptada de los servicios médico-sociales.

Las instituciones públicas deben contribuir a la asociación de los actores del desarrollo sostenible. Esta política se apoyará en los indicadores elaborados de forma colegiada que integrarán los factores de desarrollo sostenible y de mejora de la calidad de vida. Los mismos deben ser dirigidos por las instancias regionales que velarán por su coherencia en el contexto de los principios fijados dentro de una ley de programación.

La utilización de las cláusulas sociales dentro de los mercados públicos deberá desarrollarse con seriedad. Esta política contractual debe permitir a las asociaciones jugar un papel pleno en la oferta de servicios sin ser sometidas a presiones excesivas del mercado.

3.- Una democratización de los poderes a todos los niveles para la participación de todas las partes en los procesos de decisión (especialmente la de los asalariados dentro de la gestión de las empresas), por la transparencia de las remuneraciones y la reducción de las diferencias, por la lucha contra las exclusiones y las discriminaciones.

4.- Una financiación a la medida de lo que está en juego por un banco público de inversiones que dedique un cuarto de los créditos concedidos a las estructuras de la economía social y solidaria, pero también a reforzar las herramientas de la financiación solidaria (bancos y seguros éticos, mutualidades y cooperativas, fondos de inversión, fondos de garantías).

La banca pública y estas herramientas financieras permitirán, a través de su delegación territorial, la reorientación de nuestra política industrial y comercial, y de la financiación de la economía social y solidaria en coherencia con sus prioridades. Deberán beneficiarse igualmente de la dinámica del ahorro solidario.

13.- Negociar el tiempo de trabajo y una participación diferente en los ingresos

Hoy en día, es muy difícil encontrar un empleo estable antes de los 28 o 30 años. Luego, entre 30 y 40 años, a las personas se les pide trabajar a jornada completa y lograr el éxito a la vez en su vida privada y profesional. A continuación, alrededor de los 55 años de edad, son desechados, como pañuelos usados, mientras se les pide que sigan cotizando. Objetivamente, esto no tiene sentido. Exponía Benoît Roger- Vasselin ante una audiencia estupefacta. Se debe reabrir el debate sobre una distribución diferente del tiempo de trabajo durante toda la vida”.

El actual reparto del trabajo no tiene sentido:

  • Por un lado están los desempleados.
  • Del otro, los que trabajan a tiempo completo (y a veces demasiado)
  • En el medio, todos los que siguen luchando con pequeños trabajos a tiempo parcial.

Esta forma de división del trabajo no tiene sentido, ya que causa un enorme sufrimiento, tanto por parte de los que no trabajan como por el lado de los que trabajan a jornada completa, pero aceptan puestos de trabajo cada vez más estresantes o mal pagados, porque tienen miedo de estar en el siguiente plan de regulación de empleo (“Si no eres feliz, búscate otro empleo”). Esta división del trabajo beneficia principalmente a los accionistas cuyos dividendos nunca han sido mayores.

33,7 horas, promedio de la jornada de trabajo en los Estados Unidos.

De una forma u otra el “trabajo compartido” existe en todos los países: en Estados Unidos, incluso antes de la crisis de las subprime, había tantos pequeños trabajos de 10 o 15 horas por semana que el promedio de horas trabajadas era de 33,7. Estos datos contradicen todo lo que nos habían dicho y repetido sobre el “milagro americano” pero son los datos oficiales: En 2005, antes de la crisis, en un momento donde los EEUU aún experimentaban un fuerte crecimiento, la duración media para aquellos que tenían un trabajo era inferior a las 34 horas cuando la duración media (en todos los empleos) era en Francia de 36,3 horas.

30.05 horas en Alemania

Del mismo modo, en Alemania, las cifras del Ministerio de Trabajo indican que, antes de la crisis de 2008, antes del establecimiento de Kurzarbeit, cuando Alemania se presentaba como un modelo del pleno empleo, la media era de 30,3 horas. Se redujo a 30,05 horas en el año 2010.

Estamos pasando por una revolución como la humanidad nunca ha conocido.

A pesar de que se necesitaron 140 años para que la productividad se duplicara entre 1820 y 1960, desde entonces se ha multiplicado por cinco. La revolución industrial del siglo XIX o la invención del montaje en línea a comienzos del XX, son ganancias de productividad casi ridículas en comparación con las realizadas durante los últimos treinta años.

Es lo nunca visto. Una verdadera revolución! Nunca en la historia de la humanidad, se había producido tal conmoción. Con la proliferación de los robots y las computadoras, la productividad del trabajo humano ha progresado increíblemente.

Las ganancias en productividad dejan muy poco espacio para la creación de puestos de trabajo. El año pasado, incluso con un crecimiento del 9%, China ha registrado un aumento total de horas trabajadas en su territorio de sólo el 1%.

Tenemos que dejar de lamentarnos sobre la deslocalización y sus efectos sobre el paro. Es sólo una parte del problema. “Las ganancias de productividad destruyen muchos más puestos de trabajo “. Le Fígaro, 27  de enero 2006.

En 1933, Albert Einstein ya explicaba que el mal uso de las ganancias de productividad en los años 1910-1925 fue la causa fundamental de la crisis: “Esta crisis es muy diferente a las crisis anteriores”. Debido a que depende de nuevas circunstancias condicionadas por los avances impresionantes en los métodos de producción.

Para la producción de todos los bienes de consumo necesarios para la vida, sólo una fracción de la fuerza de trabajo disponible se convierte en indispensable. Y, en nuestro tipo de economía de mercado, esto provoca necesariamente el desempleo (…).

El mismo progreso técnico, que podría liberar a los hombres de una gran parte del trabajo necesario para vivir, es el responsable del desastre actual”, Escribió Einstein antes de recomendar una “reducción de la jornada laboral legal”.

Se debe terminar el falso debate: si integramos las enormes ganancias de productividad alcanzadas en todos nuestros países, el debate ya no es “¿a favor o en contra de la reducción de la jornada laboral?” sino más bien ¿Qué reducción de jornada laboral? Una RJL acordada por el mercado (inseguridad, estrés y la constante competencia), o una RJL acordada por debate, referéndum y negociación?

La causa fundamental de la crisis

Esta es la principal explicación del desempleo y la precariedad laboral que azotan a nuestra sociedad, y por tanto la causa fundamental de la crisis que estalló hace cinco años: el fracaso colectivo de la gestión de los enormes aumentos de productividad. Debido a los aumentos de productividad, la economía francesa necesita un 10% menos de horas de trabajo, pero, al mismo tiempo, el número de personas disponibles se ha incrementado en un 23%. Se ha generado una diferencia de 33% entre la oferta y la demanda de trabajo.

Resumamos la situación:

  • Desde 1974, el PIB casi se ha duplicado: nunca hemos visto tanta abundancia.
  • Desde 1974. la productividad ha avanzado a pasos de gigante: nunca habíamos sido tan eficientes.
  • Desde 1974, el número de mujeres que trabajan se ha incrementado sustancialmente.

Como tales, estos hechos merecerían ser buenas noticias. Pero como nuestro contrato social está siendo bloqueado, y la duración real de la jornada laboral ha disminuido muy poco en treinta años, esta acumulación de buenas noticias lleva a un sin sentido: en vez de beneficiar a todos, los aumentos de productividad, fruto de los esfuerzos de todos, dan lugar a un desempleo masivo, un estancamiento de los salarios y un estrés cada vez mayor para los trabajadores.

Un brecha del 33% ha surgido entre la oferta y la demanda de trabajo.

Si, al mismo tiempo, la duración del trabajo hubiera disminuido un 33%, el paro se mantendría en niveles mínimos.

Paradoja inexplicable. Nunca hemos inyectado tanta inteligencia en el sistema económico, pero nunca habíamos hecho tan poco para evolucionar nuestro sistema social. Debemos salir de este absurdo. Hay que acabar con el problema.

“Tenemos que reducir las horas de trabajo en un 20 o 25% para el año 2015″, dijo la Comisión Boissonat en 1995.

“Una disminución en las horas de trabajo a 30 horas restablecería la vida familiar y la vida privada”, escribió Edgar Morin en Por una política de Civilización.

Desde su congreso en Montpellier, en 1995, la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT) solicita una ley marco para establecer 32 horas. ¿Cómo financiar tal reducción de las horas de trabajo? Activando los fondos del desempleo según lo propuesto por la CFDT se puede financiar la creación de empleo sin dañar la competitividad de las empresas. Más de 400 empresas ya han ido a la semana de 4 días sin aumentar los costos de producción ni un solo euro y creando masivamente empleo.

En tiempos de crisis, es más fácil jugar con los miedos y hablar al cerebro reptiliano que hablar a la inteligencia y al cerebro ciudadano.

En 1917, cuando Henry Ford declaró que debería haber reglas colectivas para aumentar los salarios (para aumentar el consumo), cuando Kellogg pasó sus fábricas a 30 horas y los salarios aumentaron en un 12% para “dar trabajo a 300 jefes de familia “, fueron objeto de burla por parte de los otros patrones de Estados Unidos. En tiempos de crisis, el sentido común ¿no pide trabajar más y ganar un poco menos? Este buen sentido de reptiliano condujo a la crisis de 1929.

Este mismo sentido común hoy en día inspira a los líderes de la derecha cuando animan a todos a trabajar más duro. De hecho, la única manera de reequilibrar el mercado laboral para aumentar realmente los sueldos y salvar las pensiones es atacar frontalmente el desempleo. Lo que pasa (entre otras acciones) por una fuerte disminución de las horas de trabajo.

El dosier del tiempo de trabajo debe ser reabierto y debatido sin tabús.

Wassenaar 2012

Los acuerdos de Wassenaar fueron firmados en 1982 por los sindicatos holandeses y la patronal con el apoyo activo del Estado. Los Países Bajos en ese momento tenían un desempleo masivo (9% de desempleo oficial y más del 13% de desempleo real). Después de varias semanas de negociaciones tripartitas (sindicatos, empleadores, el estado), un nuevo pacto social se hizo público. Se incluían tanto los salarios, el tiempo de trabajo, formación, pensiones y los impuestos…

Estos acuerdos de Wassenaar redujeron el “desempleo a la mitad. Todos los problemas no se resolvieron, pero estos acuerdos probaron que, a través del diálogo, poniendo todo sobre la mesa, tomándose el tiempo para el debate, aceptando concesiones recíprocas (“se simplifica la legislación laboral pero en realidad se asegura el empleo”), el desempleo y la inseguridad laboral pueden ser controlados .

Durante mucho tiempo, el Acuerdo de Wassenaar se ha considerado un modelo en términos de contrato social. Pero en 2004, el asesinato de Theo Van Gogh sacudió profundamente a la sociedad holandesa: nos dimos cuenta de que un cierto “bienestar social” no es suficiente para la sociedad. El equilibrio social es necesario pero no suficiente. “Todo el mundo tiene un trabajo pero todo el mundo se queda en casa en su comunidad” no es suficiente para el largo plazo. Por lo tanto, en 2012, no podemos pensar en la cohesión social como lo hicieron en 1982: problemas de identidad, problemas de hábitat, las cuestiones de la educación (incluida la educación para la no violencia, la educación para la laicidad), los problemas de conexión social y la intimidad deben ser tenidos en cuenta.

Inspirado por lo que se hizo en los Países Bajos, pero tratando de sacar todas las lecciones, es esencial organizar rápidamente en toda Europa una negociación similar a la de Wassenaar. No es con decretos o leyes debatidas en pequeño comité como saldremos de la crisis. Tiempo para el debate y Tiempo para la negociación son fundamentales.

Luchar contra la desigualdad de los ingresos

En total, si ponemos en práctica todas estas propuestas, podemos crear un gran volumen de empleo, y ésta es, probablemente, la mejor manera de evitar la recesión y la mejor manera de equilibrar la negociación de las condiciones de trabajo o los salarios.

Pero, para luchar contra la desigualdad de ingresos, un nuevo debate tiene que abrirse para definir que desigualdad de ingresos pueden aceptar, como máximo, nuestras democracias que han hecho de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad los principios básicos del ordenamiento jurídico.

Hoy en día, un número creciente de mujeres y hombres tienen ingresos por debajo del salario mínimo y por otra parte, otras personas tienen ingresos 30 veces, 100 veces o 400 más., superiores al salario base.

Los Parlamentos deben debatir este nivel de desigualdad que no tiene sentido ético ni económico. Este debate debe permitir estudiar todos los medios prácticos disponibles para la política para luchar contra estas desigualdades. ¿Por qué la contratación pública no se reserva para las empresas cuyas diferencias salariales son consistentes con los valores que defienden nuestras constituciones?.

14.- Cambiar radicalmente las instituciones europeas

“Para la expansión de Europa es esencial una reforma fundamental de las instituciones, dijo Joschka Fischer, ministro alemán de Relaciones Exteriores, el 12 de mayo de 2000 ¿Cómo imaginar un Consejo Europeo de 30 jefes de Estado? Con las instituciones existentes, cómo se puede tomar las decisiones convenientes?. ¿Cómo evitar que los consensos no sean cada vez más difíciles y que el interés de los ciudadanos de la Unión sea ninguneado? Hay una respuesta sencilla: la transición hacia un sistema plenamente parlamentario”.

En un sistema intergubernamental (sistema actual), no están sólo los Jefes de Estado y de Gobierno en la mesa de decisión. En un tema importante, poner a un Jefe de Estado en minoría es casi imposible, ya que es tomar el riesgo de humillar a su país. Por lo tanto es necesaria la unanimidad de los 27 para cambiar el contenido de una política.

Con tal sistema, no hay alternancia posible. La parálisis está asegurada. Y cuando los políticos están paralizados, son los tecnócratas o el mercado quienes hacen la ley.

Así que si adoptamos un sistema parlamentario, según lo propuesto por los alemanes en el año 2000, los diputados de cualquier país podrían quedar en minoría sin drama nacional, ya que otros diputados del mismo país estarían en la mayoría. Debe ser un debate político (izquierda / derecha / …), lo que ocurra en un Parlamento, no un conflicto de intereses entre las naciones.

No es mejorando la vela como se ha inventado la bombilla. No es poniendo unos pocos parches a unas instituciones, diseñadas en 1950 por seis países, como vamos a crear una Europa democrática. Si adoptamos el funcionamiento parlamentario propuesto por Joschka Fischer, toda la Comisión, el Gobierno europeo, tendría una política de un solo color (el que tenga la mayoría en el Parlamento). Sólo iba a intervenir en las cuestiones sobre las que los países aislados no tengan soberanía, aquellas en las que debemos unirnos para ser eficaces: la defensa, la diplomacia, el dinero, la investigación, seguridad nacional, el medio ambiente, la regulación de la globalización …

Definir bien las competencias:

“Los problemas del siglo XXI no pueden ser resueltos con los miedos y las recetas de los siglos XIX y XX, dijo Fischer. Una clara división de competencias entre los Estados de la Federación y las naciones debería dejar a la Federación únicamente las cuestiones que deban ser resueltas a nivel europeo, mientras que el resto deben seguir siendo responsabilidad de los Estados. Esta sería una Federación capaz de actuar y comprensible para los ciudadanos, ya que permitiría superar su déficit democrático “, concluyó el ministro alemán en un discurso que sigue siendo plenamente válido.

¿Quién iba a hacer qué?

Parlamento Europeo y el Gobierno Europeo  Diplomacia, Defensa, Seguridad Nacional, Finanzas, Investigación, Política Agrícola, comercio, desarrollo sostenible …
Parlamento y el gobierno nacional Educación, salud, cultura, vivienda, empleo, pensiones
Parlamento y el Gobierno regional  Mantenimiento de las escuelas y caminos, desarrollo económico, la coordinación de educación de adultos
… … … …

 

En realidad, no es necesario tener la misma organización en todos los países. Sólo tenemos que llegar a un acuerdo sobre las áreas en las que Europa es necesaria: no es el tamaño de los plátanos y las competencias de los abogados, sino la diplomacia, la defensa, la investigación, la regulación de la globalización, etc. …

Para todo lo demás, cada país a su antojo: en Francia, el plan de estudios se establece a nivel nacional y en Bélgica, es el concejal de la ciudad, el responsable en gran medida. Si uno de estos dos países fuera obligado por Europa a cambiar su tradición en este punto, miles de personas saldrían a la calle …

Se puede muy bien tener una diplomacia e investigación comunes conservando las tradiciones diferentes en otras áreas. En los EE.UU., las leyes y estilos de vida son muy diferentes en la Florida y Texas. Del mismo modo, en la India, Kerala y Rajahstan tienen organizaciones sociales y culturas muy diferentes. Esto no les impide pertenecer a la misma federación.

El ejemplo de la India es muy interesante. Es la democracia más grande del mundo. Su constitución es una constitución claramente federal: la Unión India se ocupa de las áreas para las que cada uno de los 28 estados, aislado, no tiene los medios para actuar (la diplomacia, la defensa, la investigación, el dinero, , …).Y la Constitución de la India respeta el Tratado Social de algunos estados que tienen un sistema social bastante avanzado como el Estado de Kerala.

Gracias a este Tratado social están seguros de no retroceder. Incluso si el gobierno elegido en la Unión no es muy social, Kerala y sus 32 millones de habitantes son capaces de mantener sus avances en materia de vivienda, la educación o la salud.

Si adoptamos un sistema parlamentario, el gobierno europeo sería designado por la mayoría del Parlamento Europeo para poner en práctica el proyecto expuesto a los ciudadanos antes de las elecciones europeas. Tendría cinco años para implementar este proyecto (el Consejo de Jefes de Estado no tendrían sino un papel limitado, como el Senado en Francia).

Europa tendría una fiscalidad propia: impuesto sobre la renta, impuestos ambientales o la tasa Tobin, un impuesto aprobado por el Parlamento europeo financiaría la defensa, la diplomacia, la investigación, la política agrícola, los fondos estructurales …

Cada 5 años, las elecciones europeas serían una oportunidad para verdaderos debates políticos. Los ciudadanos podrían hacer un balance de la mayoría saliente y decidir darles o no 5 años más. Europa tendría los medios para actuar con eficacia y rapidez en todos los asuntos, donde ahora la decisión política está paralizada por la falta de unanimidad.

La propuesta de Joschka Fischer, bastante cerca de la que ya propusieron Wolfgang Schäuble y Karl Lamers, en 1994, tendría también el interés de respetar el principio fundamental de cualquier democracia: un hombre, un voto. Un diputado electo de Malta teniendo el mismo peso que un diputado elegido en Alemania; el voto de un ciudadano polaco en el momento de las elecciones europeas con el mismo peso que el voto de un español, mientras que en el sistema intergubernamental, el peso de Malta es equivalente al peso de Alemania (mientras que su población es 206 veces menor), ¡lo cual no es muy democrático!

La propuesta de Delors

Si se aumenta el poder del Parlamento Europeo, ¿Cómo estar seguros de que las elecciones europeas serán en realidad unas elecciones donde se debaten los asuntos europeos y no 25 elecciones nacionales al mismo tiempo? En 1997, Jacques Delors propuso que las formaciones políticas europeas designaran, antes de las elecciones su candidato a la Presidencia de la Comisión. En Estados Unidos (de América), los ciudadanos eligen Presidente y Vicepresidente, al mismo tiempo que nombran a sus representantes. Por lo tanto, los votantes de Texas son muy conscientes de participar en la misma votación que los de la Florida.

¿Por qué los partidos que participan en las elecciones europeas no pueden designar antes de las elecciones las 3 o 5 personalidades (de diferentes países) que dirigirán la Comisión durante cinco años? Esto obligaría a las partes a un acuerdo sobre los programas europeos y en verdad que evitaría la repetición de los problemas que rodearon el nacimiento de la Comisión Barroso.

Las Propuestas de Fischer habían despertado el entusiasmo de todos aquellos que quieren construir una Europa política capaz de equilibrar la superpotencia EE.UU. A la izquierda, un gran número de activistas y funcionarios electos expresaron de inmediato su apoyo a Joschka Fischer. Y, a la derecha, los europeos convencidos también aplaudieron: “Estas propuestas cayeron en el olvido. Si no vamos en esta dirección, Europa ya no llegará a nada”. Afirmó Hubert Haenel, el Presidente de la Delegación del Senado para la Unión Europea en Le Monde el 30 de mayo de 2000.

!Que los ciudadanos se expresen!

A principios de 2012, Europa se encuentra en una encrucijada. Los tratados europeos se están renegociando, pero la diplomacia es demasiado importante para dejarse en manos de los diplomáticos. Si hubiéramos esperado un acuerdo entre los diplomáticos, el Muro de Berlín estaría todavía en pie. Fueron los ciudadanos, políticos electos, sindicatos y asociaciones los que querían y obtuvieron el derribo del Muro y la reunificación de Europa. Corresponde a los ciudadanos decir hoy que Europa queremos construir.

“Por nuestra falta de acción, se elimina la cara humana del mundo”, escribió el filósofo Alain. Al no otorgarse los medios para convertirse en una fuerza política, diplomática y militar, Europa contribuye a la deshumanización del mundo. En 1993, los firmantes de los acuerdos de Oslo solicitaron a Europa que les ayudara a construir la paz entre Israel y Palestina.

Casi 20 años después, todavía no hay una diplomacia europea y todas las semanas los medios de comunicación nos dicen cuántos hombres, mujeres y niños murieron en las orillas del Jordán, el Tigris y el Éufrates y… nos sentimos dramáticamente impotentes.

Entre 1981 y 1984, la construcción europea se retrasó por una dama europea, Margaret Thatcher, quien expresó con mucha fuerza sus prioridades. “I want my money back”. Quiero que me devuelvan mi dinero. Quiero mi dinero. !Quiero mi dinero! “Dijo, dando un puñetazo sobre la mesa para tener éxito”. ¿Por qué la gente en Europa no reclama con la misma fuerza sus prioridades?

We want democracy !Queremos democracia! We want social progress back. !Nous voulons la démocratie¡. !Queremos progreso social! Queremos democracia. !Vamos a dejarnos de sutilezas¡. Debemos ser claros: Jean Monnet, dijo siempre que Europa solo sigue adelante con ideas simples. Poner juntos todo el carbón y el acero, la creación de una moneda única, se trata de logros enormes, pero son ideas que un niño de 5 años de edad puede entender. Europa sólo podrá avanzar con ideas simples. Simples pero radicales.

Un idioma común para todos los europeos

Debemos hacer un esfuerzo para impulsar el bilingüismo. Apoyar el uso de un idioma común principal para toda Europa, manteniendo el uso y protección del idioma propio de cada Estado o Región. Y ello sin sobrecargar, por el estudio de las lenguas, los sistemas educativos obligatorios. Una multitud de lenguas con la misma jerarquía es un hándicap enorme para el diálogo entre europeos y el desarrollo democrático de Europa.

Rompamos el hilo entre la clase política y las corporaciones

Reconozcamos que, en la sociedad actual, el dinero puede comprarlo casi todo y que el sistema parlamentario necesita al menos una sutil reforma. El tráfico de influencias, la financiación de los partidos políticos, el enorme desequilibrio entre la remuneración de los políticos y la de los ejecutivos de las grandes corporaciones, el espectáculo de ver a ex responsables políticos en los consejos de administración de las multinacionales, deja al azar y a un ejercicio de fe, la confianza de los ciudadanos en la clase política.

En un mundo global estamos también a merced de posibles injerencias de gobiernos extranjeros en la toma de decisiones de nuestros representantes parlamentarios lo que nos deja indefensos ante teóricos planteamientos muy agresivos contra la estabilidad de Europa. Busquemos urgentemente nuevas fórmulas dentro del sistema para evitar estas injerencias.

15.- La negociación de un Tratado para construir una verdadera Europa social.

“Vote por el Sí a Maastricht y volveremos a trabajar inmediatamente sobre la Europa social”, dijo Jacques Delors pocos días antes del referéndum sobre Maastricht en 1992. Reconoció que el Tratado era muy pobre en cuestiones sociales, pero pidió a los ciudadanos no romper la dinámica de la construcción europea. El Sí se aprobó por poco.

Veinte años más tarde, mientras que la crisis social está empeorando en todos nuestros países, los tratados europeos están de nuevo en discusión. La gente ya no puede contentarse con promesas. Tenemos que tomar medidas.

Regular el comercio con China es una cuestión básica, pero ¿cómo evitar que nuestra producción industrial sea deslocalizada dentro de la misma Europa?

¿Nos debemos alinear todos con el país más liberal en materia fiscal y social que es la República Checa, o se debe actuar, en cambio, a favor de que todos los miembros renuncien a las estrategias de dumping y reencuentren juntos el camino del progreso social?

Para evitar que los países europeos se vean tentados, uno tras otro a imitar y ampliar este tipo de dumping, hay que tratar de aprovechar las negociaciones en curso para imponer un verdadero Tratado Social Europeo, con los criterios de convergencia social que obligue a los 27 estados miembros a converger “hacia arriba” en la escala de la protección social, del mismo modo que fueron capaces de converger hacia la parte superior en materia económica gracias a los criterios de Maastricht.

Si, desde hace años, muchos de nosotros abogamos por la adopción de un verdadero Tratado de la Europa social, es al menos por tres razones:

1.- Razones sociales, obviamente. ¿Cómo resignarse a tales niveles de injusticia? ¿Cómo aceptar dejar a muchos hombres, mujeres y niños en la marginación?

2.- Razones políticas. Al no existir los medios para convertirse en una fuerza política, diplomática y militar, Europa contribuye a la deshumanización del mundo: en 1993, los firmantes de los acuerdos de Oslo solicitaron a Europa que ayudara a construir la paz entre Israel y Palestina. Casi veinte años después, todavía no hay una Europa política, aún no hay fuerza europea de interposición.

Es tiempo para reaccionar y dar lugar a una Europa política, con una diplomacia real y un verdadero ejército. Sí, es urgente dar lugar a una Europa fuerte, capaz de aprovechar su rica diversidad. Pero no habrá Europa sin un fuerte apoyo de su opinión pública: no habrá Europa política sin Europa social.

En muchos países, los ciudadanos no aceptarán ningún avance hacia una Europa política, si la cuestión social siempre se pospone. No habrá ningún progreso institucional (una diplomacia europea, una Europa de la defensa) si Europa obliga a los Estados miembros a aplicar medidas de austeridad y no es capaz de responder a las expectativas de mejora de la vida cotidiana de los ciudadanos.

3.- Razones económicas. Si queremos un tratado sobre la convergencia social es también porque, como dijo Ford en el siglo pasado, “en tiempos de crisis la disminución de los salarios y la disminución de la protección social, paradójicamente !agravan la crisis! Por lo tanto, debemos proporcionarnos las reglas para evitar que el dumpig de un Estado obligue al resto a un dumping equivalente. !Especialmente cuando ese dumping no es necesario porque, globalmente la balanza comercial de Europa está equilibrada!

Cuando todos tienen un trabajo estable, un salario real y una buena protección social, es cuando la economía es más sólida Por eso es urgente proporcionar a Europa un tratado social real.

El Tratado de Maastricht tenía cinco criterios (déficit por debajo del 3%, la deuda por debajo del 60%). Del mismo modo, proponemos cinco objetivos para una Europa social:

  • Empleo para todos: una tasa de desempleo inferior al 5%;
  • Una sociedad solidaria: una tasa de pobreza por debajo del 5%;
  • Una vivienda para todos: una tasa de viviendas precarias menor del 3%;
  • Igualdad de oportunidades.
  • Solidaridad con el Sur: una ayuda oficial para el desarrollo de más de 1% del PIB.

Hemos superado la inflación (en unos pocos años pasó de 14% a 2%) ¿Por qué no luchar con la misma fuerza contra el desempleo, la pobreza o las dificultades para obtener una vivienda? Deben establecerse sanciones para los estados que no cumplan con estos criterios sociales en los próximos10 años. El tratado también debe incluir sólidas garantías de financiación de los sistemas de seguridad social y servicios públicos.

El Tratado debe exigir al Presidente del Banco Central que tenga en cuenta la opinión de los gobiernos (como es el caso en los EE.UU.). Debe permitir que el presupuesto europeo sea financiado por un impuesto europeo. El Tratado reconocerá el principio del interés general y la utilidad de los servicios públicos.

El Parlamento Europeo debería encargarse de elaborar en un plazo de dos años una Carta para un verdadero desarrollo sostenible que obligaría a Europa a modificar su política energética y sus posiciones sobre la política comercial.

En un mercado único, ningún país puede lograr un progreso sostenible en las cuestiones sociales, si los demás retroceden. Francia no podrá mantener un alto nivel de bienestar social, si todos nuestros vecinos renuncian progresivamente. Si, en Italia, Austria o España, millones de jubilados pobres se están uniendo a las filas de los trabajadores pobres, es ilusorio pensar que Francia podrá, por sí sola, mantener un alto nivel de cotizaciones y prestaciones sociales. Es por eso que tenemos que crear un “escudo protector positivo” obligando a todos los países a converger hacia arriba, en lugar de resignarse a destruir poco a poco todas las protecciones sociales que se construyeron durante medio siglo.

Europa no sólo debe ser un escudo protector, debe además, alentar a cada país a mejorar su sistema social, a la vista del éxito europeo.

En 2004, cuando nuestro proyecto de tratado de la Europa Social fue hecho público, recibió el apoyo de un gran número de personalidades: Stéphane Hessel, Jacques Delors José Bové, Bronislaw Geremek, Enrique Barón Crespo (presidente del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo), Daniel Jean Nouvel Observateur, Susan George, de ATTAC, Bruno Trentin (presidente del mayor sindicato italiano), Passet (economista), Timothy Radcliffe (ex Superior General de la orden de los dominicos), el abate Pierre, Philippe Guglielmi (ex Gran Maestro de los masones del Gran Oriente), Jean-Maurice Dehousse (el ex ministro-presidente de Valonia), Robert Goebbels (ex Ministro de economía de Luxemburgo), Jean-Jacques visor (ex ministro de Finanzas belga), Gérard Pelletier (Presidente de la Asociación Rural de Alcaldes de Francia), Claudy Lebreton (Presidente de la Asamblea de Departamentos de Francia), Alain Rousset (Presidente de Asociación de Regiones de Francia), el Movimiento Nacional de parados y precarios (MNCP), unos 250 parlamentarios y miles de ciudadanos de nueve países de la Unión Europea. Ante los periodistas presentes en la sede de la Comisión Europea, Romano Prodi hizo especial hincapié en la importancia y la credibilidad de nuestro enfoque: “Los criterios son bastante realistas”. Se trata de una cuestión de voluntad política.

Tras el No del referéndum francés sobre la Constitución Europea, en mayo de 2005, la idea de complementar los tratados con un protocolo social, poco a poco se fue imponiendo entre los líderes europeos: “El No francés no es un rechazo de la propia Europa, sino un rechazo de la Europa neoliberal, dijo John Monks, Secretario General de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), justo después de la votación. Casi el 80% de los trabajadores dijo que no. Europa no surgió como una respuesta al problema del desempleo”.

Y el problema no concierne solo a Francia “. Sería necesario que el modelo social fuera clarificado” “Si los alemanes votaran en un referéndum, estoy seguro de que votarían en contra”, dijo Peter Altmaier, CDU.

En marzo de 2007, 50º aniversario del Tratado de Roma, Ángela Merkel, se reunió en Berlín con todos los Jefes de Estado de Europa, ante ellos, recordó su deseo de añadir un “protocolo social” a la Constitución Europea.

Para Jacques Delors. “En primer lugar, necesitamos un protocolo social con el fin de demostrar que se puede conciliar la eficiencia económica, el desarrollo europeo y la justicia social”. “En segundo lugar -Yo sostengo que desde hace diez años es necesario un equilibrio entre la economía y la moneda dentro de la UEM-. Estos son dos puntos esenciales.”

En 2007, Nicolas Sarkozy, no quería escuchar a nadie: ni los sindicatos europeos, ni Ángela Merkel, ni Romano Prodi, ni Jacques Delors. El tema del dumping social y fiscal en Europa no parecía en absoluto interesarlo.

Dos años más tarde, se convirtió para él en una cuestión crucial: para que “una nueva fábrica no salga hacia la República Checa u otro lugar”, Nicolas Sarkozy, anunció que eliminaba el impuesto sobre sociedades, privando a las comunidades locales de 18 mil millones de euros.

En 2012, los nuevos tratados europeos se están revisando. Si realmente queremos evitar el traslado de las fábricas a los países emergentes, ahora es el momento de actuar. La solución no es rebajar los derechos sociales, sino más bien al contrario, como decía Ford, “de proporcionarnos las normas colectivas” que obliguen a todos los países a converger hacia un mayor progreso social.

“Por falta de voluntad, por no ser, por cobardía, por instinto de servidumbre, Europa está empezando a renunciar a no ser más que un mero espacio comercial, regido por el liberalismo y, políticamente, un dominio de los Estados Unidos“.

Jacques Julliard – Le Nouvel Observateur – 09 de enero 2003

Jacques Julliard, estaba en lo cierto en el año 2003 al denunciar la cobardía y la falta de voluntad de nuestras élites, pero en 1989, no fueron las elites establecidas, las que provocaron la caída del Muro. Si hubiéramos esperado un acuerdo entre los líderes, el Muro seguiría en su lugar. Es la gente también, hoy en día, la que tiene que dar un nuevo rumbo a la integración europea.

En 1989, el pueblo derribó el muro y obligó a los líderes europeos a elegir rápidamente. Eso propició el avance hacia la moneda única.

En los EE.UU. fue la crisis de 1929 la que permitió la ruptura federal (la creación de un impuesto federal sobre los beneficios, la legislación bancaria, el New Deal, etc. …). La crisis actual debe ser, para Europa, la ocasión para un gran avance democrático y social.

—————————————————————————————————————–

DECIDIMOS ACTUAR

Cada uno de nosotros puede cambiar el mundo. A pesar de que no tenemos ningún poder, incluso si no tiene la menor importancia, cada uno de nosotros puede cambiar el mundo“, Havel lo escribió un par de semanas después de la caída del Muro de Berlín.

En 1989, mujeres y hombres, “sin la menor importancia” cambiaron el curso de la historia. Veinte años más tarde, el sistema neoliberal se derrumbó a su vez. Somos nosotros, los ciudadanos, quienes decidimos en que sociedad queremos vivir. ¿La sociedad de la injusticia y el caos o la sociedad de equilibrio y facilidad de uso? La elección es nuestra. Para que podamos actuar, súmate al movimiento en:

Colectivo Roosevelt2012

Descarga y difunde el documento en español (pdf)

Etiquetado como: , , , , , , ,

4 comentarios »

  1. Control Poblacional

    Desde el punto de vista de un país sub desarrollado.
    Religiones, Sectas, sociedades secretas, mafias, gansters, nazis, etc todos son lo mismo.

    No es que los toleren hasta un cierto punto, sino que cumplen una función para las personas de poder, son los tontos útiles a quienes se les echa la culpa de todo.

    Cuando la CÍA dice que “no tortura a nadie”, pero si dejan que los mafiosos y los ganster lo hagan, como cuando intentan envenenar a Fidel Castro.

    El liberalismo no es otra cosa que el control de los militares. Para invadir económicamente un país solo tienes que controlar a los militares (la política de prevención de Bush). No es raro que exista esta mayor tolerancia con la corrupción en países como, España Italia.

    Los primeros grandes Imperios, se formaron entre otras causas debido al exceso poblacional.
    Lo que no dicen, es que hacían sus conquistas territoriales con 2 fines.
    Primero, si ganaban tenían nuevos territorios y a la vez solucionaban el exceso poblacional y Segundo, si perdían les daba igual, los lideres solucionaban el exceso poblacional.

    En nuestros días, con la crisis económica el control poblacional se realiza hipócritamente, con el negocio de la salud (Si tienes dinero buena suerte, si no mala suerte), o cometiendo genocidio (India, Africa, etc)

    Mi libro favorito es Millenium y como escritor si quiero ganarme el premio novel, solo tengo hacer criticas buenas al país de origen del libro.

  2. sea cual sea el programa ,que sea lo que el pueblo quiere,el objetivo de la accion de gobierno no debe ser otro que la felicidad del pueblo,la vigencia plena de la democracia,una democracia participativa,en equlibrio del interes general con el interes particular.Si no hay independencia economica, no hay independencia politica,si piensan que les van a conceder ,estan equivocados, deben luchar por sus familias,por sus hijos,por sus fuentes de trabajo.Y por favor dejen de llamarse ciudadanos, llamense lo que son,españoles.

  3. Hola José Manuel. Desde el Colectivo Roosevelt 2012 llevamos trabajando desde hace unas semanas en la traducción al español de las 15 propuestas. Vaya sorpresa nos hemos llevado al ver tu magnífico trabajo, el cual nos ha sido de gran ayuda para terminar las traducciones. El sitio web en español ya está en línea: http://www.roosevelt2012.es, aunque aún no están todas las propuestas colgadas.
    Muchas gracias por la difusión que has dado a las ideas del colectivo en tu blog, debemos seguir trabajando para hacer llegar estas ideas a la ciudadanía española. Gracias a la traducción de las propuestas al castellano, conseguiremos más fácilmente nuestro objetivo. No dudes en difundir la página española del colectivo. Toda ayuda o idea será bienvenida.
    Un cordial saludo
    Juan Villodre

Trackbacks

  1. 3. Lobbies progresistas impulsores de los movimientos sociales globales: Transnational Institute y sus conexiones | contraATTACando

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 271 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: